Página principal

Carta a los socios

Queridos Socios/as, Cumplimos un año de la fundación de esta Asociación y queremos explicaros mínimamente como van los proyectos que tenemos en marcha. Como sabéis estos proyectos son:


INDIGENTES EN PRISION.

Desde “Voluntarios por otro mundo” queremos remediar las situaciones de pobreza, prevenirlas, para que las personas en prisión no sientan el abandono total de la sociedad y, mucho menos, vivan situaciones de esclavitud que en ocasiones solo sirven para alargar más, si cabe, la condena. Actualmente estamos ayudando a 20 internos de diferentes localidades de Andalucía. En este trimestre intentaremos que la psicóloga de la Asociación pueda entrar en la cárcel para dialogar directamente con ellos.


JOVENES EXTUTELADOS.

Proyecto Hogar de Emancipación para Jóvenes extutelados:  El presente programa pretende, por un lado, presentar las necesidades y situación de los  jóvenes mayores de 18 años que dejan de estar bajo medidas de protección por parte de la Administración y que se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad, y, por otro, ofrecer una alternativa socioeducativa a este colectivo  y contribuir a que su proceso emancipatorio así como su reinserción social se produzcan en las más óptimas condiciones. En la actualidad como sabéis el proyecto está centrado en la Ciudad de Jerez de la Frontera con un equipo que dirige Michel Bustillo. Se están atendiendo a 18 jóvenes algunos de los cuales han vivido en la calle. Recientemente la Consejería de Vivienda ha alquilado a la Asociación un piso que nos servirá para atender adecuadamente a éstos jóvenes. Es un alquiler de carácter social.


PROYECTO COOPERACION AL DESARROLLO: MARRUECOS. 

Se están desarrollando en Tetuán y zonas adyacentes:-    Tetuán: Centro de Acogida de Menores de la calle. Gestionado por la Asociación APISF.-    Comuna Rural de Ben Karrich, Mujeres y Niños/as, en colaboración con la Asociación BAM BASMAT AL KHAYR de Mujeres de Ben Karrich.-    Comuna Rural de Cinta Mujeres y Niños/as, en colaboración con la Asociación AFRH, la Mujer Rural de Hmamiouich.Este proyecto lo realizamos en unión y colaboración de la fundación Sevilla Acoge y con la ayuda inestimable de la doctora dermatóloga Mª. Teresa Arguisjuela. Las visitas son trimestrales y en la última de ellas hemos atendido casi a 300 personas, especialmente niños y mujeres. Otros proyectos de cooperación con los que colaboramos tienen como destinatarios a hombres y mujeres del pueblo saharaui.


PROYECTO: ATENCION JURÍDICA, PSICOLÓGICA Y OTROS PROBLEMAS.


La atención jurídica y psicológica ha sido una constante en las llamadas y visitas que hemos recibido en la Asociación. La demanda mayor ha venido ocasionada por personas que tenían problemas legales a consecuencia del consumo de drogas. Asimismo se han pedido ayudas para alquiler de vivienda, alimentación, libros de textos, viajes a otras ciudades ……todo lo que es hoy lamentablemente una consecuencia de la crisis económica y de la baja aportación de las administraciones para resolver estas situaciones.


PROYECTO: FORMACIÓN DEL VOLUNTARIADO.

Hasta el momento hemos realizado dos jornadas de formación del voluntariado con un éxito desigual. En las primeras hubo una presencia notable de miembros de la Asociación y en la segunda, la presencia ha sido  minoritaria


SITUACION ECONOMICA DE LA ASOCIACION.

El número de socios actualmente es de 65.  Y la aportación económica de éstos está próxima a los 600 euros mensuales. Hay también 18 socios cuya aportación consiste en horas como voluntarios y voluntarias. Debido a la lentitud en la incorporación de nuevos socios hemos decidido dejar la sede actual de Sevilla, cuyo importe asciende a 500 euros mensuales y, en espera de conseguir otro local, nos iremos a Salteras.  Además de la aportación mensual de los socios/as, ha sido gracias a los sorteos realizados como hemos podido mantener el local y sobre todo lo que más nos importa que son los proyectos que están ya en marcha.

 

PERSPECTIVA DE FUTURO


Para el presente curso hay proyectos que ya están diseñados aunque no ejecutados. Intentaremos que a lo largo de estos meses se conviertan en una realidad. Estos son:

-    Taller de artes plásticas para los internos en el Centro de Inserción Social de Sevilla
-    Posibilidad de participar en una empresa de inserción social destinada a jóvenes extutelados.
-    Nueva campaña de captación de socios.
-    Estudiar la posibilidad de extender la Asociación a otras provincias: Granada y Málaga.

Creo que con ésta información es suficiente para que sepáis que estamos haciendo y en qué estamos invirtiendo los medios económicos que ponéis a disposición de la Asociación.

Cuando termine el año, os enviaremos también por email la memoria completa de actividades. Me despido con esta frase que creo importante para cada uno de nosotros: “Nadie tiene una vida feliz si lo vuelva todo en sus fines personales. Vive para los demás si quieres vivir para ti” (Séneca)

Un abrazo,

José Chamizo de la Rubia.

Presidente de la Asociación Voluntarios por otro Mundo.

Feliz 18 cumpleaños… ¡A la calle!

Os invitamos a dedicar unos minutos a leer este reportaje publicado en http://www.andalucesdiarios.es y conocer mejor esta realidad de los jóvenes extutelados.

H.G. es marroquí y tiene 18 años. “No, no he comido nada todavía hoy”. Vive en Jerez (Cádiz), hasta ahora como ocupa de una vivienda vacía. “Dormía en una casa abandonada, con unos amigos, pero hoy la han cerrado…”, dice. Así que deberá buscarse la vida para tener techo esta noche. Lo hará con un brazo en cabestrillo, consecuencia de una mala caída, y eso no le pondrá las cosas nada fáciles si ha de saltar alguna tapia para encontrar cobijo. “Me da miedo vivir en la calle…”, confiesa en un susurro al caer la noche en una plaza del centro. Sí, tiene solo 18 años.

H.G. es uno de esos niños que llegan a España en los bajos de un camión desde Marruecos. Él lo hizo en 2012, con 16 años. Confirmada su edad y la situación de desprotección, estuvo bajo tutela de la Junta de Andalucía en un centro de menores. Y pasó el tiempo. Hace seis meses llegó la fecha en la que alcanzaba la mayoría de edad. Ese día, ese mismo día, tuvo que abandonar el centro. Se fue a la calle. José Chamizo, exdefensor del pueblo andaluz, denuncia la situación de jóvenes como él. No es ni mucho menos un caso único: “He visto en distintas ciudades de Andalucía cómo a chavales (inmigrantes) que habían estado tutelados por la Junta, por distintos motivos, también es verdad que son chavales con una personalidad compleja, se les había dejado abandonados. Una vez que han tenido 18 años, están dando vueltas metiéndose en líos, drogas, prostitución… Entendí desde el primer momento que había que hacer algo con ellos”.

Al dejar la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz en verano de 2013, Chamizo creó una ONG, Voluntarios por Otro Mundo. Desde diciembre de 2013, la entidad que preside trabaja en Jerez con menores inmigrantes extutelados por la Administración que no tienen donde vivir. Michel Bustillo es el responsable del programa: “Es injusto, se está dando una total injusticia. Porque las personas con 18 años a las que se les abre la puerta están en una edad muy vulnerable”.

Y el caso es que se les abre la puerta, denuncia Bustillo, como a H.G., el mismo día de su cumpleaños y sin constancia de que tengan donde vivir: “El día que cumplen los 18, a las 12 de la mañana, tienen que recoger sus pertenencias y abandonar el centro. Y a las 12 de la mañana con un macuto con ropa, una carpeta con documentación, algún regalillo que les dan los monitores y algún ahorro de la paga que reciben cuando son menores, se van para buscar un refugio”.

“Llegué en los bajos de un camión, como todo el mundo”

I.E., marroquí, llegó a España hace un año. “Llevaré en la calle unos seis o siete meses…”. Es uno de los seis muchachos inmigrantes extutelados por la Junta y sin techo que Voluntarios por Otro Mundo tiene controlados en Jerez. La noche cae, hace frío, pero no lleva abrigo. Lo explica: “Me robaron la ropa en el albergue, el pasaporte, todo… Por eso me fui con un chaval a una casa abandonada. Tengo un diploma de camarero y busco trabajo para vivir, pero todo el mundo me dice que no hay nada”.

Chamizo habla de chicos que recurren a la prostitución para subsistir. “Yo he visto a gente que sale con hombres por 20 euros. Marroquíes con españoles. Yo nunca lo haría. Yo no soy así”, dice I.E. ¿Cómo se busca la vida él? “Conozco a alguna gente que me dan dos o tres euros para comer. Hace poco fui a un centro de día pero me dijeron que no había sitio. Fui también a un piso de otra ONG pero me dijeron que no había sitio, que había un montón de chavales esperando”.

Voluntarios por Otro Mundo tampoco puede acoger a más chicos. Las 14 plazas de sus dos casas de acogida están cubiertas. Así que quedan seis jóvenes en Jerez viviendo en la calle. José Chamizo asegura que no son una excepción: “No es que numéricamente sea una fenómeno apabullante. En la ciudad de Sevilla puede haber 20 o 30 chavales en esta situación. En Granada, me comentan que sobre 30… No son números científicos, tengo que decirlo. No son cifras apabullantes, pero sí es un fenómeno que hay que abordar, fundamentalmente por su futuro y por las complicaciones que puede tener la propia sociedad si no atiende adecuadamente a estos chavales”.

El actual Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, afirma ser consciente del problema: “Sí, hay gente que se han quedado totalmente desprotegida. Hay un peligro claro de que entren en la pura y dura marginación”. Cáritas también constata en su Informe sobre Personas sin Hogar de 2013 un aumento del número de jóvenes extranjeros extutelados por la Administración que viven en la calle.

El asunto es complejo. Son mayores de edad, ya fuera de la tutela de la Administración. Deben dejar, por tanto, el centro de protección donde se les acogió. Pero ocurre que siguen siendo jóvenes, demasiado jóvenes, y carecen de una red personal y familiar que los proteja. ¿Por qué no vuelven a sus países? I.E., que vive en la calle, da una razón: “En Marruecos eres alguien si tienes billetes. Si no tienes billetes, no tienes nada qué hacer”. Por eso no renuncia a intentar lograr un futuro mejor en España.

Maeztu añade: “Son niños que vienen aquí buscando el paraíso prometido, como redentores de sus familias… Pero entran en el sistema sin preparación ninguna, con problemas culturales de adaptación… Y resulta que hay protección hasta los 18 años”. Tienen que buscarse la vida por su cuenta desde entonces, con escasa formación y en un mercado laboral imposible, especialmente para los jóvenes, más aún si son extranjeros. Sin ingresos, ¿cómo pagar un alquiler? “Están solos ante el peligro”, sentencia Maeztu. El peligro de hacerse invisibles al otro lado de la frontera que marca la exclusión social.

“La esperanza es lo único que no se pierde”

“No era consciente del peligro. Pero cuando me subí a la patera me di cuenta de que jugué con mi vida”, dice Douler M´Bongo, camerunés, 18 años, uno de los siete muchachos que residen en el hogar que Voluntarios por Otra Mundo tiene en el barrio de la Pita, en Jerez. Llegó a Tarifa con 17. Un día dejó su casa, su país así, sin más, sin despedirse. Estaba seguro de que su padre intentaría retenerlo. “No sabía nada de Europa. Pensaba que era el paraíso. Pero no es lo que yo esperaba. Esperaba una vida mejor, tranquila, un futuro… No sabía que la situación de España y de Europa es muy crítica. Pero estoy aquí. Tengo que aguantar”.

Recuerda perfectamente los días previos a cumplir los 18 el pasado noviembre. “Mi cumpleaños era el 10 de noviembre. El 8 me dijeron que no me podía quedar más de dos días ahí. No tenía adónde ir. Pero encontré la ayuda de Michel”. Ahora estudia hostelería y juega al fútbol en los juveniles del San Benito, un equipo local. Sueña con ser futbolista profesional. “La esperanza es lo único que no se pierde”, afirma en su particular versión del dicho.

La Administración autonómica tiene un programa llamado Más 18 que da vivienda a chicos que estuvieron en un centro bajo su tutela (tanto españoles como extranjeros), así como formación y asesoramiento para la inserción laboral. La Junta de Andalucía dispone de 28 pisos por toda la comunidad en los que residen jóvenes que no tienen hogar al dejar el centro (tanto españoles como extranjeros). “Son insuficientes”, asegura Chamizo.

Michel Bustillo, de Voluntarios por Otro Mundo, desglosa las plazas residenciales que, según él, se destinan a jóvenes inmigrantes extutelados por la Junta en la provincia de Cádiz. “En La Línea, 11 plazas, lo lleva un centro de las Hijas de la Caridad. Y, por otra parte, la Fundación Forja XXI creo que tiene ocho plazas. Son centros concertados por la Junta. Después, hay un programa de baja intensidad con muchas más plazas. No es residencial, sino que lo que hacen es acompañamiento a la formación y a la inserción laboral de los chicos. Aquí, la gran realidad es que si no tienen un techo es imposible abrir un itinerario con estos chicos”. La Junta tutela a unos mil menores inmigrantes. Cada año decenas de ellos alcanzan la mayoría de edad.

“Un día, el de mi cumpleaños, me dejaron en la calle”

E.U. logró entrar en España desde Marruecos como polizón en uno de esos barcos que cruzan el Estrecho. Llegó nadando a él y se coló. Lo pillaron ya en Algeciras. Ahora vive en la calle. “Hombre, claro que paso hambre. Hoy todavía no he comido nada”. Vivía con H.G. en la casa ocupada: “La han tapiado”. Vino a España para ayudar a su familia, extremadamente pobre. “Mi preocupación ahora siempre es ver dónde duermo, dónde como…”. Tiene 18 años.

Abdsamad El Yousfi, también marroquí, tiene más suerte. Llegó en un camión. “Yo sabía que si era menor no me podían echar porque de mi pueblo había venido un montón de gente, casi el pueblo entero, y me lo habían dicho”. Y lo mandaron a un centro. “Fue un poquito duro. Un día, el de mi cumpleaños (a los 18), me dejaron en la calle”. Fueron tres meses en la calle. Ahora, con 20 años, reside en el hogar que Voluntarios por Otro Mundo tiene en la Pita. Desde hace tres meses trabaja en turno de noche en una fábrica de plásticos. Gana 600 euros.

Al regularizar su situación, estos jóvenes adquieren permiso de residencia por dos años. Al término de ese plazo, según establece la legislación de extranjería, pierden la documentación a menos que estén cotizando a la Seguridad Social. Voluntarios por Otro Mundo trabaja contrarreloj para encontrar vías de formación para los 14 chicos a los que puede acoger con el fin de que encuentren trabajo. “Nosotros lo que podemos hacer en este tiempo es atenderlos, que reciban formación. Se les está dando formación a todos aquellos que quieran. Y tenerlos vestidos, alimentados, mientras cambian las circunstancias… Nos dedicamos a mantener su espíritu alto, que no es poco”, asegura José Chamizo.

La ONG lo intenta con recursos limitados. El programa funciona gracias al trabajo de 15 voluntarios de Jerez sin más impulso que el compromiso social. Michel Bustillo, voluntario, administrativo de profesión, está siempre disponible: “El miércoles próximo sale otro chico de un centro. Se llama Mohamed. Vino ayer a verme, es de Tánger. Llegó a España hace un año y tiene la residencia solicitada. En el centro de menores de la Junta de Andalucía confirman que no hay ninguna plaza para él en los recursos de la Administración”. Si Michel no encuentra una solución irá a la calle.

Demasiados jóvenes, con los familiares lejos y obligados a buscarse la vida… Como sea. Bustillo y Chamizo advierten que algunos recurren a la prostitución o al trapicheo con drogas. Preguntados directamente y con el compromiso de no dar sus nombres, los chavales marroquíes sin hogar reunidos al caer la noche en una plaza de Jerez niegan haberlo hecho alguna vez. Michel, sin embargo, revela la cruda realidad: “De los seis que habéis visto que están en la calle en Jerez, hay tres que se prostituyen por 20 euros. Es un medio de vida. Si son 20 euros, 20 euros que tengo para ir tirando…”.

Hace frío y es de noche en Jerez. Alguien consiguió dinero para comprar un pollo asado que los chicos de la plaza compartirán. Alguno de ellos aún no ha comido nada hoy.

Proyecto 80/20. El Club de los Escritores Per Se nos incluye en su nueva iniciativa

Desde aquí queremos agradecer al Club de los Escritores Per Se su idea solidaria.

Este Club, con sede en Sevilla, fué fundado en noviembre de 2010, aunque fue un año antes cuando iniciaron la idea de escritura compartida, la cual ha dado lugar a la edición de varios libros.

En esta ocasión, con la puesta en marcha de su Proyecto 80/20, destinarán a nuestra ONG, el 80% de los beneficios obtenidos con la venta de su nueva obra, que versa sobre historias personales relacionadas con la crisis económica.

Os animamos a visitar la página web del Proyecto 80/20, donde encontraréis las diferentes formas de participar.

 

Número ganador en el sorteo de la bicicleta

Esta noche, domingo 22 de Junio, hemos celebrado el sorteo de una bicicleta.

El número premiado ha sido el 1219.

Desde aqui felicitamos al portador de la papeleta premiada y os damos las gracias por vuestra colaboración.

Celebrado el nuevo sorteo de un Ipod Nano

El número ganador del sorteo del Ipod Nano, celebrado esta noche, domingo 2 de Marzo ha sido el 873.

Desde aquí felicitamos al poseedor de la papeleta cuyo número coincida con el obtenido. 

Como ya sabéis, las donaciones recaudadas con el reparto de papeletas van destinadas a la financiación de nuestros proyectos. Podéis ampliar información acerca de ellos en nuestra web, visitando el enlace http://ong.josechamizo.es/index.php/que-hacemos